Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER

Canales de EROSKI CONSUMER

Boletines

| Baja | Más opciones |

Buscador


Educación ::: Guía práctica CONSUMER EROSKI


Estás en la siguiente localización: Portada > Los Bienes Patrimonios de la Humanidad > Cuenca Arqueológica de Atapuerca 


Cuenca Arqueológica de Atapuerca

Cueva Mayor, Sima de los Huesos

Los elementos del conjunto uno a uno

Los yacimientos de la Sierra de Atapuerca contienen un registro arqueológico y paleontológico muy continuo que abarca algo más del último millón de años. Es posible estudiar en ellos los cambios que en ese tiempo se han producido en el clima, en los ecosistemas, en las actividades humanas, en su tecnología y adaptación al medio.

Yacimientos de la trinchera del ferrocarril

Gran Dolina.

Es el yacimiento que abarca una secuencia más amplia y forma parte del conjunto de la Trinchera del Ferrocarril: unas cavidades cortadas en sección por la construcción, a principios de siglo, de un ferrocarril minero, luego desmantelado. Hasta julio de 1994 el fósil humano más viejo de Europa era la Mandíbula de Mauer, encontrada cerca de Heidelberg, en Alemania, con una antigüedad aproximadamente de medio millón de años. En las excavaciones de 1994 y 1995, en los niveles inferiores de la Gran Dolina (nivel TD6) se descubrieron fósiles humanos, unos ochenta restos humanos que se han datado aproximadamente en 800.000 años, así como cerca de 200 piezas de industria lítica. La antigüedad de los fósiles humanos se ha determinado relacionando datos procedentes de diversos campos. En primer lugar, la fauna de grandes mamíferos y de roedores indica una edad en torno a la citada fecha. Por otro lado, se ha conseguido identificar por encima del nivel que contiene los fósiles humanos, un cambio en los polos magnéticos de la tierra, es decir, una inversión del campo magnético del planeta, que se sabe tuvo lugar hace unos 780.000 años. Los fósiles humanos de Gran Dolina representan al menos seis individuos con diferentes edades de muerte: niños, adolescentes y adultos. Su acumulación en el lugar donde fueron encontrados es consecuencia de un acto de canibalismo. Se trata de la más antigua evidencia conocida de antropofagia. Los utensilios asociados a los restos humanos corresponden al tipo conocido como Modo I o pre-achelense. Las excavaciones de los niveles superiores de Gran Dolina informan directamente acerca de la paleoeconomía y actividades de los homínidos que se encuentran en la Sima de los Huesos, y es muy probable que éstos visitaran las cavidades de la cercana Trinchera en algún momento del amplio período de tiempo en el que se registra en ellas la presencia humana.

Galería - Tres Simas.

Se trata de otro yacimiento importante de la Trinchera del Ferrocarril, inmediato a Gran Dolina, que se continúa con la Covacha de los Zarpazos y el conducto vertical TN (formando parte las tres cavidades del complejo Tres Simas). El conjunto es cronológicamente equivalente a los niveles superiores de Gran Dolina. Se han excavado trece niveles con evidencia de actividad humana, datados entre los 200.000 y 400.000 años. El tipo de industria hallada aquí corresponde al achelense (Modo II). También se han encontrado dos restos humanos (un pequeño fragmento de mandíbula y otro de cráneo).

Sima del Elefante.

En la Sima del Elefante está representado, aunque con discontinuidades sedimentarias, el Pleistoceno Medio y también el Inferior, y es posible que los estratos superiores pertenezcan al inicio del Pleistoceno Superior. Los niveles más bajos han proporcionado los fósiles pleistocenos más antiguos hasta ahora descubiertos en la Sierra de Atapuerca , con una edad superior al millón de años.

Los yacimientos de la Cueva Mayor

La Sima de los Huesos.

La Sima de los Huesos se encuentra en un lugar de difícil acceso dentro de la Cueva Mayor. Su nombre le viene de la abundancia de huesos fósiles, que pertenecen en su gran mayoría a osos, unos pocos zorros y algún lobo, león, lince y mustélido. No hay huesos de herbívoros pero, sin embargo, sólo hasta la campaña de 1998 el yacimiento había proporcionado unos 2.500 fósiles humanos. Entre los fósiles recuperados destacan el Cráneo 5, el más completo de la evolución humana, y el Cráneo 4, así como la única pelvis completa que se conoce. Se ha datado en una edad mínima de 200.000 años, y una edad probable de más de 300.000 años. En la Sima se cree que no vivían los humanos, debido al difícil acceso y a que no se encuentran en ella ungulados consumidos por el hombre. Por tanto, alguien tuvo que acumular tantos cuerpos, y sólo cabe pensar en otros humanos. Así pues, parece encontrarse en la Sima de los Huesos la evidencia más antigua conocida hasta la fecha de una práctica de tipo funerario. La muestra de la Sima de los Huesos está permitiendo abordar toda clase de estudios de paleobiología.

Yacimientos Holocenos

El Portalón de Cueva Mayor.

La importancia arqueológica de la Cueva Mayor se destacó a principios del siglo XX cuando Carballo, Breuil y Obermaier confirmaron en 1912 y 1920 la cronología paleolítica de una representación pictórica de una cabeza de caballo en la entrada de la cueva. Entre 1972 y 1983 Apellaniz realizó excavaciones. Según los estudios efectuados, este espacio estuvo ocupado por distintas poblaciones entre el 320 a.C. y el 400 d.C., destacando los niveles correspondientes a los momentos iniciales de la Edad del Bronce y los de época romana e inicios del mundo visigodo plenomedieval.

Galería Sílex.

Fue descubierta en 1972 y estudiada por Apellaniz, Uribarri y Domingo, que publicaron los resultados en 1976 y 1987. Se trata de una galería sinuosa en la que se han documentado manifestaciones artísticas, enterramientos y material correspondiente al Neolítico y la Edad del Bronce. Se han inventariado 53 paneles con representaciones esquemáticas grabadas y pintadas en rojo. En general, se distinguen, además de los motivos geométricos, escenas de caza, antropomorfas y algunos zoomorfos de gran tamaño. También aparecen evidencias de lo que debió constituir un ritual funerario, dada la presencia de abundante cerámica fragmentada. Al final de la galería se ha podido documentar también la explotación de sílex nodular durante la prehistoria. Se trata de un yacimiento de gran interés por el hallazgo del propio santuario y la presencia de distintos restos óseos humanos (jóvenes y niños principalmente) entre la entrada y la explotación del sílex.

Cueva del Silo.

En esta cavidad se ha observado la utilización de algunas galerías como santuario, al igual que los de Cueva Mayor. Se documentan silos excavados y abundantes restos líticos y cerámicas. Destacan también manifestaciones artísticas que representan elementos geométricos abstractos: dientes de sierra, zig-zag, etc., además de otros cuadrangulares que se han interpretado como trampas.

Tiempos modernos.

Desde la etapa alto-medieval no se conoce ningún hábitat en la Sierra. Las poblaciones se trasladaron al llano, tal y como demuestran los actuales núcleos urbanos de Ibeas de Juarros, Atapuerca, Agés, etc. No obstante, sí se documentan distintas actividades preindustriales que constatan la continuación del aprovechamiento del medio por parte del hombre.


Recursos de esta página

Menús de navegación

Secciones de este web

Guías prácticas

Ver otras guías

Ver todo sobre Educación

Esta página pertenece al canal de Educación de EROSKI CONSUMER, donde podrás encontrar más información sobre este tema.


Otros servicios


Validaciones de esta página