Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER

Canales de EROSKI CONSUMER

Boletines

| Baja | Más opciones |

Buscador


Educación ::: Guía práctica CONSUMER EROSKI


Estás en la siguiente localización: Portada > La conservación del Legado Cultural y Natural de la Humanidad 


La Conservación del Legado Cultural y Natural de la Humanidad

La Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, aprobada en París en 1972, hace un llamamiento a la comunidad internacional, incitándola a implicarse en la protección de un patrimonio que, por su excepcional valor, pertenece a la humanidad en su conjunto.

Este objetivo resulta ciertamente ambicioso, si tenemos en cuenta que presupone una cierta renuncia por parte de los Estados a la defensa de su interés particular y el reconocimiento de que el valor universal de determinados bienes o sitios compromete a la comunidad internacional en su conservación. Este carácter de universalidad determina, igualmente, la especial importancia del diálogo y la cooperación, no sólo de los Estados entre sí, sino también con el conjunto de agentes implicados en la defensa del patrimonio.

Presupone una cierta renuncia por parte de los Estados a la defensa de su interés particular y el reconocimiento de un valor universal

Pese a la dificultad que entraña la consecución de este objetivo, la Convención de París ha cosechado importantes éxitos. Su manifestación más gráfica es, sin duda alguna, el conjunto de 830 sitios declarados Patrimonio Mundial; sin embargo, más importante que la declaración en sí misma son sus consecuencias, y en particular, el compromiso asumido por los Estados de prestar una especial atención a la protección y seguimiento del estado de conservación de los bienes declarados. No se pueden olvidar, por supuesto, las innegables ventajas para el desarrollo local, al actuar los bienes incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial como reclamo turístico y "marca" de prestigio de su valor. Pero sobre todo, la declaración de un bien como Patrimonio de la Humanidad propicia una sensibilización del Estado afectado y de la población local sobre la necesidad de protección de su legado cultural, una sensibilización sin la cual cualquier política de conservación resultaría ineficaz.

España respondió al llamamiento de la Convención de París mediante su ratificación en 1982. Esta adhesión, lejos de quedarse en un mero acto formal o simbólico, se ha traducido en un firme compromiso político con el reconocimiento y protección del Patrimonio Mundial, no sólo en nuestro país, sino también en otros Estados.

En la actualidad, 40 de los 831 bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial se encuentran en España, haciendo de nuestro país el segundo Estado en número de bienes declarados Patrimonio Mundial. Este dato pone de relieve la inmensa riqueza patrimonial de nuestro país, pero, sobre todo, supone un reto para todas las Administraciones Públicas, que han de garantizar la conservación y enriquecimiento de un patrimonio que trasciende fronteras. En la búsqueda de mecanismos para responder eficazmente a este reto, se ha dado paso a un modelo de gestión en el que el espíritu de diálogo, consenso y compromiso que inspira la Convención de París es una de las características más notables, con una implicación y colaboración activas de las diferentes Administraciones con competencias en la materia. En el ámbito internacional, la vocación de universalidad y el espíritu de cooperación que inspiran la Convención de Patrimonio Mundial exigen que su aplicación no se detenga en las fronteras de nuestro país. El desarrollo de políticas de cooperación se configura así como otro de los ejes básicos de la puesta en práctica de la Convención en España, materializado fundamentalmente en el Convenio de cooperación suscrito entre el Estado español y la UNESCO en el 18 de abril de 2002 con el objetivo de promover una Estrategia Global para la elaboración de una Lista del Patrimonio Mundial representativa y fortalecer la gestión de los bienes culturales y naturales ya inscritos (...).

España es Miembro del Comité de Patrimonio Mundial

El pasado año España dio un paso más en su compromiso con la Convención de Patrimonio Mundial, al ser elegida Estado Miembro del Comité de Patrimonio Mundial. El principal objetivo perseguido por el Estado español es aportar su experiencia en la aplicación de la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial, a fin de lograr una mejor protección, gestión y difusión de los sitios, el desarrollo progresivo de la asistencia internacional a los países con menor número de sitios declarados y un análisis riguroso de los retos a los que se enfrenta la aplicación de la Convención.

De esta forma, España se implica de modo directo en la adopción de las decisiones que afectan a la implantación y desarrollo de la Convención de Patrimonio Mundial, y, con ello, en la conservación del legado cultural y natural de la humanidad.

Luis Lafuente Batanero,
Subdirector General de Protección del Patrimonio Histórico


Recursos de esta página

Menús de navegación

Secciones de este web

Guías prácticas

Ver otras guías

Ver todo sobre Educación

Esta página pertenece al canal de Educación de EROSKI CONSUMER, donde podrás encontrar más información sobre este tema.


Otros servicios


Validaciones de esta página